Comer Rápido Ayuda A Engordar

www.fuerakilos.com comer deprisa.jpg

Vivimos en una sociedad en la que, todo debe hacerse rápido, deben conseguirse resultados rápidos y cómo no, comer rápido es una de nuestras numerosas “rápidas rutinas diarias”. Hemos oído, desde siempre que “hay que masticar cada bocado 20veces” y, si haces la prueba, te darás cuenta de que consigues hacerlo los 4 primeros bocados, pero en seguida te aburres y vuelves a los 4 o 5 habituales. Observa a tu alrededor, todos lo hacen y, cuando comes con alguien que lo hace despacio y masticando, verás que todos le critican y tachan de aburrido.

Una investigación realizada en Japón, demostró que, la mayoría de las personas comen demasiado rápido y comen hasta sentirse llenos y que, en ambos casos, se multiplica por dos, las probabilidades de ser obesos, más todavía, cuando se producen ambos a la vez.

Los expertos están de acuerdo en que hay que fomentar la educación nutricional desde la infancia, dada la epidemia de obesidad a nivel mundial.

Cuando comemos muy rápido, no damos tiempo al estómago, para que envíe la señal de saciedad a nuestro cerebro, de esta manera, se ingiere mayor cantidad de comida.

Sabemos que nuestros hábitos alimentarios tienden hacia la ingesta de grandes cantidades de comida y poco tiempo, lo que nos lleva irremediablemente, a comer rápido; las familias apenas comen en la misma mesa y, a menudo, dejamos a nuestros hijos frente al televisor, comiendo. Sabemos también que no es fácil, pero sería un hábito aconsejable tanto en el aspecto emocional como para lograr una buena educación nutricional.

Algunos consejos podrían ayudarte a mejorar esta práctica tan poco saludable.

· No te saltes ninguna comida. Procura realizar 5 comidas diarias, repartidas en desayuno, tentempié a media mañana, almuerzo, merienda y cena. De esta manera conseguirás no tener nunca demasiada hambre, aunque, recuerda que hacer más comidas a lo largo del día, no significa comer más sino repartir la comida de manera más equilibrada, para sentirte siempre saciado.

· Procura elegir y dar a tu familia, alimentos que necesiten más tiempo de masticación para adquirir esta costumbre.

· Y por último, no comas hasta que no puedas más. Cuando te sientas saciad@, déjalo, no necesitas estar a “rebosar”.

Sigue estos pequeños consejos y te harás un gran favor a ti y los tuyos. Una vez lo consigas, ya no volverás atrás, verás que, dejando de comer rápido, tu organismo funciona mucho mejor y sabrás que te estás ayudando, sin ningún esfuerzo, a no engordar. Qué sencillo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alimentacion, bajar de peso, dietas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s