Enfermedad Crónica, Mi Historia II

www.fuerakilos.com enfermedad cronica diabetesEn el último post te contaba una historia muy cercana, muy personal, la de mi madre que es la mía y cómo una enfermedad crónica, la Diabetes Melitus II, deteriora, cada día, su salud. Comenzaba hace muchos años, como algo que no tenía importancia, pero precisamente el paso de los años mostró la verdadera magnitud de esta enfermedad crónica, afectando a muchos de sus órganos y por supuesto, a su calidad de vida.

Como te dije en mi post anterior, una enfermedad crónica, como su nombre indica, es crónica, está ahí, pero muchas veces depende de nosotros cómo queramos vivirla. En el caso de la diabetes mellitus II, podemos

hacer mucho. Desde que nos diagnostican esta enfermedad crónica, nuestra voluntad juega un papel fundamental para lograr el éxito, para tener una calidad de vida maravillosa en la que alimentarse bien y rico es posible y en la que los dulces también tienen cabida, porque afortunadamente, hoy día tenemos a nuestro alcance opciones saludables, que no van a afectar a nuestros niveles de glucosa.

Te conté que, la enfermedad crónica de mi madre, comenzó cuando yo apenas era una adolescente, no era consciente de la importancia que esto tenía, pero con los años y las consecuencias que veía en mi madre, todo ello motivado por una falta de control en la alimentación y en la práctica de ejercicio, me llevaron a preocuparme por hacer todo lo posible por llegar a tener cuanta información y formación fuesen necesarias para conseguir una solución.

Teníamos la información, también la formación, en definitiva, los conocimientos para lograr que la enfermedad crónica de mi madre se quedase “dormida”. Pero, por muy difícil que parezca, cuando una persona no quiere, no importa lo que las demás le digan, de verdad no importa; incluso lo que dice el profesional que te trata habitualmente, deja de tener importancia y llegas a mentir cuando tienes que contarle tus costumbres diarias, lo que comes, el ejercicio que haces… tu enfermedad crónica se convierte en una mentira, mentira que tú mism@ llegas a creer y, finalmente acabas por creer firmemente que tu enfermedad es algo inevitable, que te ha llegado por desgracia, sobre lo que no tienes control, no puedes hacer nada y…bueno, pues es lo que me ha tocado vivir.

Me niego!! Me niego rotundamente a pensar que esa actitud ante una enfermedad crónica pueda ser válida. Igual que hemos tenido la frialdad y el egoísmo de restar importancia a algo tan serio, debemos enfrentarnos, coger el toro por los cuernos y plantar cara, decir basta, tomar las riendas de la enfermedad. Podemos hacerlo!!

Ya no soy una adolescente, tengo hijos que están incluso dejando de serlo. Durante todos estos años he luchado y continúo luchando sin conseguir que mi madre cambie sus hábitos; hemos tenido muchas muchísimas discusiones, hemos dejado incluso de hablarnos por momentos, pero sigo luchando cuanto puedo, cuanto ella me permite, para que la enfermedad crónica avance de manera más lenta, aunque….poco puedo hacer ya, porque insiste en volver a sus hábitos nefastos, en mentirme a mí y mentir a su médico y mentirse a sí misma. Y como te digo, el ver las consecuencias de una enfermedad crónica tan grave, me ha hecho ser más fuerte y no permitir, jamás, que mis niveles de glucosa estén por encima de lo normal. No soy diabética, pero mientras respire, haré todo lo posible para que esto siga siendo así. He aprendido cómo, sé hacerlo y, mientras yo pueda, no permitiré que una enfermedad crónica como la diabetes, me robe la alegría de ver sanas a las personas a las que yo quiero ni a mí misma. Quizás haya tenido que pasar una experiencia tan dura para darme cuenta de esto? Es posible, pero, si de algo sirve mi testimonio, aquí está, tómalo, úsalo en tu propio beneficio y el de los demás, aprende tú también cómo, puedes hacerlo, puedes hacer feliz a la gente que te quiere. Todavía tengo mucho por contarte.

Te deseo un día dulce, pero sin azúcar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alimentacion, consejos de alimentacion, enfermedades cronicas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s