Depresión Infantil Y Enfermedad Cardíaca

www.fuerakilos.com depresion infantilA menudo escuchamos a quienes dicen sufrir depresión o somos nosotr@s incluso l@s que nos encontramos en esta situación, que, no es nada agradable, verdad? Pero, lo que ya no resulta tan usual es saber de un niñ@ o adolescente con este problema, o sí?

La depresión infantil, por muy extraño que parezca, se hace cada vez más

frecuente y se vincula a veces, con motivos propios de estos últimos tiempos, de nuestro ritmo de vida, la situación económica en la familia,  nuestras costumbres, que parecen cualquier cosa menos saludables.

Crecer san@s, física, mental y emocionalmente es muy importante y, ofrecer, a todos los niveles, hábitos saludables desde la infancia, es tarea fundamental en la familia.

Un estudio reciente asocia la depresión infantil con riesgo cardíaco, en etapas posteriores de la vida. Se sabe desde hace años que, los adultos con depresión son propensos a desarrollar enfermedad cardíaca y mayor riesgo de morir de un ataque al corazón o sufrir graves complicaciones, lo que no saben todavía los investigadores es en qué etapa de la vida exactamente, comenzaría a verse la evidencia de la asociación entre depresión infantil y factores de riesgo cardíaco.

Los investigadores estudiaron un grupo de más de 200 niños, con un promedio de edad de 9 años, niños con antecedentes de depresión clínica y por otra parte, un grupo de 195 niños que no habían estado deprimidos anteriormente. A todos ellos se les hizo seguimiento por 7 años. En 2011, cuando los participantes habían llegado a los 16 años, se volvió a examinar a los que ahora eran adolescentes, teniendo también en cuenta, hábitos como tabaco, obesidad y actividad física, de lo que se sacó información ciertamente importante, pues de los niños que tenían depresión infantil a los 9 años, el 22%, al llegar a los 16, eran obesos, mientras la tasa en los niños que no habían sufrido depresión infantil, era de un 11%

Por otra parte, se encontraron patrones similares, cuando se examinaron tabaquismo y actividad física, pues un tercio de los adolescentes que habían sufrido depresión infantil, se habían convertido en fumadores diarios y, de los que no habían tenido este problema, tan sólo un 2,5% lo eran.

Por último, en lo relativo a la actividad física, ocurría algo similar, pues los que habían tenido problemas de depresión infantil, eran ahora adolescentes más sedentarios.

Y un dato si cabe, más importante; aquellos niños que en el pasado habían sufrido depresión infantil o que incluso seguían sufriendo este problema en la adolescencia, aumentaban su riesgo de enfermedad cardíaca, notablemente en esta etapa.

Parece ser que es necesario realizar más estudios para llegar a una conclusión firme, pero, lamentablemente, los primeros resultados apuntan a una nefasta relación entre la depresión infantil y la enfermedad cardíaca.

Y te pregunto, qué crees que podríamos hacer para evitar este riesgo a nuestr@s hij@s?

Me encantará recibir tus comentarios.

Que pases un gran día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en consejos de salud, dietas, ejercicio, enfermedades cronicas, noticias salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s